jump to navigation

NUESTROS SINDICATOS Y EL ESCENARIO MUNDIAL octubre 9, 2007

Posted by echezarreta in DERECHO COLECTIVO DEL TRABAJO.
trackback

El proceso de mundialización  se desarrolla con fuerte impulso y con creciente universalidad, al punto que en su marco están sumadas las economías china,  india y las que resultaron de la desintegración de la URSS, cuyas poblaciones exceden varias veces las de toda América Latina. Los países de esta región (y en mayor medida la Argentina) no pueden ponerse al margen de este nuevo orden.

Las representaciones de los trabajadores y de los empleadores,  actores sociales necesarios, tampoco pueden haber permanecido  al costado  de esta vertiginosa transformación.

En el escenario mundial pesa de modo sustancial  la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres  (CIOSL).  Su presencia dentro de los organismos internacionales y de la OIT en particular recibe cada vez  adhesiones de nuevas centrales sindicales continentales y  nacionales, incluso de muchas que antes pertenecían a la Federación Sindical Mundial (FSM),  de tendencia marxista y a la Confederación Mundial del Trabajo (CMT),  de inspiración social cristiana.

La  defensa del valor del trabajo constituye un derecho humano esencial cuyo ejercicio no puede entenderse satisfecho con los márgenes de desocupación  y exclusión de los integrantes de la sociedad o de las naciones mismas que no han podido dar respuesta a estos desafíos que,  como dije antes,  han llegado para quedarse.

Basta pensar que nuestro sistema sindical está diseñado para defender a quien es trabajador dependiente y en la actualidad, aquí y en gran parte  del mundo,  ese número de representados está siendo alcanzado por los jóvenes aspirantes que aún no han conseguido empleo, los que han perdido su trabajo, los no registrados y la creciente cantidad de quienes han optado por los mini emprendimientos o el trabajo autónomo.

Podría suponerse que los resultados que se advierten en nuestro país y en América Latina con relación a las  mutaciones económicas y tecnológicas están revelando una falta de adaptación de  los sujetos intervinientes,  entre los cuales se destacan los sindicatos no suficientemente enfocados al nuevo escenario.

En cuanto a los modelos de organización sindical,  cabe reconocer cuatro tipos  distintos que pueden coexistir: de oficio, de empresa, de actividad y generales o de grado superior.

Los sindicatos de actividad prevalecen en Europa continental, mientras que los países anglosajones (Estados Unidos, Reino Unido, Australia, etc.) tienen como característicos a los sindicatos generales  que abarcan a distintas actividades, empresas o industrias. En ambos ejemplos existe pluralismo sindical y libertad de asociación.

En nuestro país,  como sabemos, hay un sindicato preferido  con personería gremial.  Prevalecen aquí los sindicatos por actividad,  en menor medida se cuentan  los de oficio y son muy limitados los sindicatos de empresa.

Nuestra organización sindical por actividad es más fuerte que  en otros países donde la representación de los trabajadores en la empresa no son tan dependientes respecto del sindicato reconocido,  como ocurre en nuestro caso.

Nuestros representantes de los trabajadores en las empresas no pueden suscribir Convenios Colectivos de Trabajo porque ésta es una facultad exclusiva del sindicato con personería gremial.

Esta característica condiciona la eventual descentralización de nuestra  negociación colectiva en muchos casos con mayor rigidez que en los otros países.

Tanto en los Estados Unidos como en el Japón existen muchos sindicatos de empresa que se afilian directamente a los sindicatos denominados “generales” o de grado superior.

En ambos países  estas características no responden a un sistema legal que las impongan, sino a razones culturales.

Tanto en Francia, en Italia como en España y otros países europeos, existen diversas  confederaciones o centrales sindicales que se distinguen por su orientación ideológica, adquieren considerable poder y juegan un importante papel frente al sector político.

En Italia y España, por ejemplo, estas centrales tienen facultades para fijar límites extremos de negociación colectiva, lo que no ocurre con las centrales nacionales de EE.UU., que desempeñan solamente funciones limitadas de orientación y coordinación.

Los sistemas de unidad sindical o de pluralismo también pueden ser observados en distintos países; pero donde se da este formato es resultado del ejercicio de la libertad para asociarse, mientras que en nuestro país el sindicato con personería gremial único ha sido impuesto por la legislación con ligeras variantes desde 1945 hasta la fecha.

La  orientación ideológica es otra de las diferencias que se perciben en las distintas naciones. La Argentina está mayoritariamente encolumnada detrás de un partido político que se conformó  en forma simultánea con el diseño del sistema.

En el derecho comparado donde existe pluralidad sindical, coexisten en la generalidad  sindicatos de orientación marxista, socialista- democráticos o demócrata cristianos.

En muchos de los casos, el partido laborista local se apoya en la estructura sindical, sobre todo en los países con sindicalismo concentrado. Los partidos social demócratas hacen lo propio en esas situaciones. En el caso británico existen vínculos de carácter institucional entre el sindicato y el partido laborista, tal como ocurre en Australia y en países escandinavos.

En España, entre la Unión General de Trabajadores y el Partido Socialista Obrero Español, la relación es más flexible, como lo es también entre las Comisiones Obreras (CCOO) y el Partido Comunista Español.

En los EE.UU. los sindicatos han evitado todo vínculo o compromiso permanente con los partidos  políticos, aunque el apoyo al partido demócrata ha sido  en muchos casos decisivo en los procesos electorales.

En nuestro país, en su momento y  por razones de oportunidad, cuando se regularizó la CGT luego de la Revolución de 1955,  fue necesario conformar el  sector denominado “62 Organizaciones”,  que era la fracción de sindicatos consustanciados   con el Partido Justicialista. Coexistían con los 32 gremios llamados “democráticos”, y con los 19 que se inscribían en la izquierda política.  En la actualidad, la Confederación General del Trabajo ha dejado muy poco espacio para organizaciones sindicales que respondan a otra orientación.

En las experiencias socialistas marxistas leninistas los sindicatos han actuado y siguen actuando aún en un contexto político  y cultural  completamente distinto del existente en los países con economía de mercado,  sean industrializados o en vías de desarrollo. Como ocurrió con los regímenes corporativos, los sindicatos en esos países han sido parte integrante del sistema político y totalmente    extraños  al régimen de libertad y pluralismo prevaleciente en el resto del mundo.

El panorama global permite sostener que los países más progresistas son los que cuentan con sistemas de representación respetuosos de los principios de libertad sindical e independencia política en cuanto a  las organizaciones de trabajadores.

Los desvíos en tales aspectos  se van poniendo en evidencia a medida que transcurre el tiempo y se acentúa la competencia entre las diversas economías. Y la aptitud de una nación  no se desarrolla con  actores sociales recostados  en sus tutelajes dependientes de los favores políticos.

Una malversación de la democracia sindical estará siempre al borde de una afectación de la calidad institucional política. En nuestra experiencia nacional, quizás sea esa la explicación de los resultados que se reflejan,  en lo económico,  en el ámbito internacional;  y en el  terreno político,  en  lo que hace al marco interno.

Artículo publicado en la revista Idea – 5.10.2006

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: